Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
 
Estás en : Home  /  Los maestros  /   Lectura + robótica = clase divertida

Lectura + robótica = clase divertida

En Canal Lector ya nos hemos hecho eco en anteriores ocasiones de las cada vez más numerosas apuestas por la innovación que los maestros protagonizan junto a sus alumnos, especialmente tomando ideas del campo de la robótica, los videojuegos o la programación.

En estos días conocemos un nuevo ejemplo. Los niños y niñas matriculados en Educación Primaria en el colegio público Elena Quiroga (Santander, Cantabria), participan desde hace meses en un original proyecto educativo en el que se conjugan estos conceptos junto a programas específicos de lectura, música o expresión plástica.
 
Alrededor de trescientos alumnos de entre seis y doce años están implicados en el programa, que adapta las dificultades a las destrezas propias de cada edad. Se trata de un proceso evolutivo en el que se practica con herramientas como Scratch 2.0 (una aplicación informática que les permite explorar y experimentar con los conceptos de programación de ordenadores mediante el uso de una sencilla interfaz gráfica ayudándoles a desarrollar el pensamiento lógico y algorítmico); o Lego WeDo, un kit de la familia de Lego Education formado por piezas mediante las que se contruyen modelos con sensores simples.
 
Pero tal vez lo más enriquecedor es que implica a varias asignaturas y competencias. Los profesores, según señala Arsenio Rivero, uno de los profesores responsables de la actividad en El Diario Montañés, proponen a otros compañeros que imparten diversas materias que se trabaje la lecto-escritura con textos inspirados en los proyectos que los niños desarrollan, (creados por ellos); construyendo guiones protagonizados por sus personajes y escenarios, inventando cuentos a partir de sus creaciones o incluso escribiendo y diseñando entre todos las bases para desarrollar una app del colegio.
 
Actualmente el proyecto busca expandirse a otras áreas de trabajo con la implicación de diversos agentes de la comunidad y la firma de alianzas con entidades como la Asociación Cántabra de Aprendizaje-Servicio. Sin duda una original forma de convertir el aula en un laboratorio de pruebas que beneficie el interés de los niños y permita a los profesores experimentar con nuevas propuestas educativas directamente relacionadas con el curriculo esoclar correspondiente a esta etapa académica.
 
El colegio participará próximamente en la Feria SIMO, en Madrid, un salón de tecnología para la enseñanza en el que, cada año, se exponen aquellos proyectos más innovadores relacionados con la aplicación de esta en los centros escolares.
 
 
Envíanos tu comentario: